El reto en Monterrey es que los inversionistas cambien los bienes raíces por start-ups.

Para Mauricio Ballesteros, la capital de Nuevo León se está consolidando como una cumbre de emprendimiento y el  nuevo capítulo del club de emprendedores en esta ciudad es una oportunidad para detonarlo. “Está surgiendo mucho emprendedor y start-ups, entonces es un lugar donde debemos poner más herramientas para que tengan mayor probabilidad de éxito”, afirma el director de The Pool Monterrey. “Es una ola que se está armando y va a caer fuerte y va a empapar toda la ciudad”.

Una de las ventajas con las que cuenta Monterrey es su cercanía e influencia de Estados Unidos, pues al estar expuestos a la tecnología e innovación del país vecino, ya existe un mercado preparado para recibir empresas de tecnología.

Esta cercanía al país del norte, de acuerdo con Ballesteros, le sirve a los emprendedores para poder ver otros modelos de negocio, tropicalizarlos y adaptarlos al mercado local. El director de The Pool Monterrey destacó que en el estado de Nuevo León existen emprendimientos de calidad en el sector de tecnología, así como un talento sólido para los negocios.

Sin embargo, este incipiente ecosistema todavía tiene retos por resolver, como la aversión al riesgo por parte de su comunidad de inversionistas, quienes están más acostumbrados a las inversiones en bienes raíces que en financiar proyectos emprendedores.

“En Monterrey falta mucha educación de cómo invertir y qué esperar de estas inversiones. Es difícil la venta de este tipo de proyectos, pero los inversores se animan y cada vez más. Aquí la gente está muy acostumbrada a los bienes raíces, que no le resto importancia, pero el invertir en empresas va a crear nuevos trabajos, tecnologías y pude llegar a generar muchísimo más dinero que una casa o local rentado”, explica el director de The Pool en Monterrey.

A propósito de este tema, Ballesteros adelanta que planean replicar el modelo de The Pool en Ciudad de México, que maneja capacitaciones para inversionistas. “Vamos a desarrollar un taller alrededor de esto para que sepan qué buscar a la hora de invertir y tratar de venderles la idea de no invertir solo en lo tradicional”, resalta.

Ballesteros no es nuevo en el ecosistema emprendedor, pues ha trabajado con anterioridad como asesor en estrategias para que proyectos emprendedores puedan hacer crecer su negocio, además de contar un MBA con enfoque en emprendimiento del Babson College de Massachusetts.

El directivo resaltó que parte de la labor para detonar el ecosistema emprendedor implica trabajar con corporaciones grandes y acercarlas a la innovación que generan los emprendedores. “Es un modelo sustentable en donde las empresas establecidas pueden aportar una pequeña parte y apoyar el desarrollo de nuevas empresas, y a su vez se pueden empapar de innovación y hacer cosas nuevas con el talento de los emprendedores involucrándolos en proyectos”, afirma.

Y concluye: “Es un modelo probado y estamos muy enfocados en esto, queremos acercarle a las empresa esta filosofía que manejamos en The Pool”.